Archivos Mensuales: noviembre 2011

Fantasía para dos coroneles y una piscina en Sigueleyendo

En Sigueleyendo recomiendan FANTASÍA PARA DOS CORONELES Y UNA PISCINA y ha colgado un adelanto del libro.

Aquí.

 

Anuncios

Mário de Carvalho en Madrid

Mañana, martes 29 de noviembre, recibimos a nuestro autor MÁRIO DE CARVALHO que estará charlando con el escritor MARTÍN LÓPEZ-VEGA a las 19h. en el Cervantes (Alcalá, 49), dentro de las actividades de la Mostra portuguesa.

Antes lo llevaremos de paseo por Madrid y le enseñaremos una de nuestras librerías favoritas: La Buena Vida, donde tomaremos café y si alguien quiere acercarse, Mário firmará ejemplares de FANTASÍA PARA DOS CORONELES Y UNA PISCINA.

Mário de Cravalho (Lisboa, 1944) es licenciado en Derecho. En la década de los sesenta se implicó en la lucha antifascista y fue detenido varias veces por el régimen. Estuvo exiliado en Francia y Suecia, y volvió a Portugal tras la revolución del 25 de mayo, en 1974. En 1981 publicó su primer libro: Contos da Sétima Esfera, un libro de cuentos que supuso su entrada rotunda en la literatura portuguesa.

Con más de diez libros publicados, resulta difícil emparentarlo con una sola tradición por su versatilidad y por la cantidad de géneros que cultiva: novela, teatro, cine; es un narrador nato y un malabarista del lenguaje, al que moldea a medida de la historia.

Ha sido traducido al francés, al inglés, al búlgaro y al griego. En España, Seix Barral publicó en 1998 Un dios pasea por la brisa de la tarde, novela por la que le fue concedido en Grande Premio da APE. Desde entonces ha recibido diversos galardones, como el Virgilio Ferreira en 2009, y el PEN CLUB de Portugal por Fantasía para dos coroneles y una piscina (Xordica, 2011).

Martín López Vega (Po de Llanes, Asturias, 1975) es escritor, traductor y crítico literario. De su obra poética, que ha cultivado en castellano y en asturiano, destaca Árbol desconocido (Visor, Madrid, 2002), que obtuvo el Premio Emilio Alarcos de Poesía; Extracción de la piedra de la cordura (DVD, Barcelona, 2006), que fue Premio de Poesía Hermanos Argensola; Otra vida. Poemas en asturiano 1996-2004 (Prensas Universitarias de Zaragoza, 2008, bilingüe asturiano-castellano) y Adulto extranjero (DVD, Barcelona, 2010). En cuanto a su obra en prosa, también en castellano y en asturiano, destacan Cartas portuguesas (1997, viajes) y Libre para partir (2009, viajes). Es traductor de italiano, de inglés y de portugués; entre otros, ha traducido a Almeida Garrett, Viajes por mi tierra, Pre-Textos (Valencia, 2004); a Eugénio de Andrade, A la sombra de la melancolía, Pre-Textos (Valencia, 2006), o más recientemente a Lêdo Ivo, Rumor nocturno (Vaso Roto, Barcelona-México, 2009), Plenilunio (Vaso Roto, Barcelona-México, 2010) y a Valter Hugo Mãe, El apocalipsis de los trabajadores (Alpha Decay, Barcelona, 2010) y Fólclore íntimo (Vaso Roto, Madrid-México, 2011).  Ha colaborado como crítico en diversos medios, mantiene el blog Rima interna en El Cultural: http://www.elcultural.es/blogs/Rima_interna.

Especial Borradores dedicado a Félix Romeo

Compartimos aquí el monógrafico dedicado a Félix Romeo de Borradores. Aparecen Ismale Grasa, Daniel Gascón, Pepito y Julia, de Librería Antígona, Eva Cosculluela, de la Librería Portadores de sueños, Ana Bendicho, Octavi Gómez Milián, Aloma Rodríguez y José Luis Melero.

 

Antón Castro escribe un “Elogio de las librerías”

Aquí os dejamos el “Elogio de las librerías” que Antón Castro publicó el viernes 25 de noviembre, día de las librerías. El texto es un homenaje a las librerías, pero también una confesión y una declaración de amor a los libros y a la literatura que, además, apunta algunos de los referentes de la juventud de Antón Castro.

Mi primera librería se llamaba Arenas y estaba, y está, en el Cantón Grande La Coruña. Allí compré algunos de mis primeros libros: dos de ellos, ‘Poesía completa’ de San Juan de la Cruz y ‘Sombra del Paraíso’ de Vicente Aleixandre, me han acompañado desde 1976. Y seguramente, la primera vez que vi la Librería General, en el verano de 1978, mientras buscábamos en un viaje de estudios el hotel Los Molinos, esos volúmenes venían conmigo. Eran compañeros inseparables: en aquel instante, el técnico en electrónica que yo era solo anhelaba convertirse en poeta. La Librería General me deslumbró. Se parecía en muchas cosas a Arenas con sus diversas plantas. Allí parecía estar todo. Ya instalado en Zaragoza, seguiría visitándola, descubriendo los tesoros de cada planta; allí adquirí ‘Hacia un teatro pobre’ de Jerzy Grotowski, en un tiempo posterior en el que también quería ser dramaturgo y actor de teatro.

Pronto descubrí que El Tubo significaba muchas cosas: una Zaragoza castiza y libre que tendía un puente con la vida nocturna, el cabaré, el erotismo un tanto lacio a través de El Plata. Allí, cerca de los billares, había dos locales casi complementarios: Librería Pérez, donde me surtía de biografías, de restos de serie y de algunas rarezas en fascículos, y la librería de viejo de Inocencio Ruiz. Acabaríamos siendo muy amigos, pero al principio era difícil entrar allí: siempre tenía la impresión de molestar, de estar en un lugar donde el dueño, que escribía a mano y a máquina, no quería vender. Allí compré, entre muchos otros, algunos libros quemados sobre Galicia de la editorial Akal y un volumen que me impresionó: ‘Rilke en España’ de Jaime Alemparte.

No recuerdo cómo entré ni qué me llevó a Hesperia, la librería de Luis Marquina en la plaza de los Sitios. Fue como penetrar en un sueño. Allí, al alcance de la mano, tenía todo el tesoro del Hispanismo y, dentro, había una colección de libros gallegos, sobre todo del sello Castrelos, que fui comprando semana a semana, mes a mes.

Pero la que iba a ser la librería más determinante de los años 80 sería Muriel, tanto en Giménez Soler como en la plaza de San Cayetano. Cada vez que iba era para mí un acontecimiento: era la visita a un santuario de incitaciones constantes, de autores, de libros, de sensibilidad, una historia del mundo en papel, que eso son las librerías. José Fernández y Julia Millán ya empezaban a ser pareja, y Alfonso Sánchez y Paisa, fallecida hace no demasiados meses, tutelaban mi aprendizaje; Julia y Pepe lo siguen haciendo ahora desde Antígona: una casa hechizada de libros, un auténtico bazar de sorpresas que es también una formidable librería con fondo, con mucho fondo.

Mi otra librería de los 80 fue Contratiempo: iba al menos una vez a la semana y allí me hice con todo Kafka y Mercè Rodoreda. Y con los poetas del Niké. Ha habido otras muchas librerías y libreros: José Alcrudo de Pórtico, donde trabajaban Javier Delgado y Luis Ballabriga y algunas libreras bonitas de las que era muy fácil enamorarse; Central, Círculo, Paco Pons, París, ANUE, los hermanos Vidal, lugares que he ido recorriendo con auténtica pasión, como Cálamo, como Estilo o Anónima en Huesca. También visité mucho la librería de Galerías Preciados: allí adquirí la ‘Poesía completa’ (Aguilar) de Gabriela Mistral tras ver un documental sobre ella que me impresionó y ‘Trópico de Capricornio’ y ‘Trópico de Cáncer’ de Henry Miller: cuando leí, casi al azar, algunas páginas de un sexo tan explícito, entre desenfadado y brutal, me quedé temblando. Nunca había leído nada igual.

Zaragoza es una ciudad de espléndidas librerías, y eso lo reconocen todos los editores. Me sigue gustando mucho frecuentarlas a cualquier hora. Y ahora, además de Antígona, que está vinculada a mi propia biografía y al terreno de los afectos, encuentro solaz, los libros soñados y un clima ideal en Los Portadores: estoy como en casa, pero con mucho más orden.
Las librerías son un manantial incesante de conocimiento, de estímulos, de viajes, de grandes libreros. Las librerías son una invitación a uno los placeres más estimulantes y frondosos de todos los tiempos: leer. Leer para soñar, para aprender, para querer y para ser libres. Leer para vivir.

 

Ver artículo original.

FANTASÍA paRA DOS CORONELES Y UNA PISCINA EN LA MESA DE NOVEDADES

FANTASÍA PARA DOS CORONELES Y UNA PISCINA, de MÁRIO DE CARVALHO, en La mesa de novedades.

25 de noviembre: el día de las librerías

Mañana se celebra por primera vez en España el día de las librerías.

 

Eva Hinojosa sobre El testamento de amor de Patricio Julve

Amante de Teruel
A Diego de Marcilla le ha salido competidor. Deberá apurarse o perderá su título de Amante de Teruel. Hay un gallego que le pisa los talones. Desde que llegó a Ejulve, también por amor, no ha dejado de glosar y evocar las bondades de una tierra que siente como propia. A estas alturas muchos habrán adivinado que hablamos de Antón Castro. El periodista y escritor más gallego de Teruel reedita estos días, en Xordica, “El testamento de amor de Patricio Julve” su libro más turolense; realismo mágico hecho Maestrazgo. Aunque ya no reside en Teruel, su flechazo por el sur aragonés sigue tan vivo como cuando vivió en Camarena de la Sierra, Cantavieja, Urrea de Gaén y la Iglesuela del Cid. En todos y cada uno de estos pueblos escuchó atento las historias de sus vecinos, y se llenó de paisajes y amaneceres. Mientras sus hijos crecían, también lo hizo su personaje por excelencia, el fotógrafo Patricio Julve. Dieciséis años después, escritor y fotógrafo vuelven a nuestras librerías, esta vez con una misteriosa dama en la portada, obra del ilustrador afincado en Valderrobres, Luis Grañena. ¿Se pondrá celoso Diego de Marcilla?
*Eva Hinojosa firmaba esta columna en el Diario de Teruel sobre EL TESTAMENTO DE AMOR DE PATRICIO JULVE, de ANTÓN CASTRO, el viernes 18 de noviembre de 2011. Puede leerse en su blog.

MÁRIO DE CARVALHO EN MADRID

El próximo 29 de noviembre, MÁRIO DE CARVALHO visitará Madrid para participar en las actividades de la IX Mostra Portuguesa que organiza la Embajada de Potugal.

MÁRIO DE CARVALHO charlará con el escritor y traductor del protugués, entre otras lenguas, MARTÍN LÓPEZ VEGA de su obra y, especialmente, de FANTASÍA PARA DOS CORONELES Y UNA PISCINA que Xordica editorial publica por primera vez en España.

Será el martes 29 en el Instituto Cervantes de Madrid (Alcalá, 49) a las 19:00h.

Podéis consultar la programación aquí.

MÁRIO DE CARVALHO

(Lisboa, 1944) es licenciado en Derecho. En la década de los sesenta se implicó en la lucha antifascista y fue detenido varias veces por el régimen. Estuvo exiliado en Francia, Inglaterra y Suiza, y volvió a Portugal tras la revolución del 25 de mayo, en 1981; año en que publicó su primer libro: Contos da Sétima Esfera, un libro de cuentos que supuso su entrada rotunda en la literatura portuguesa.

Con más de diez libros publicados, resulta difícil emparentarlo con una sola tradición por su versatilidad y por la cantidad de géneros que cultiva: novela, teatro, cine; es un narrador nato y un malabarista del lenguaje, que moldea a medida de la historia.

Ha sido traducido al francés, al inglés, al búlgaro y al griego. En España, Seix Barral publicó en 1998 Un dios pasea por la brisa de la tarde, novela por la que le fue concedido en Grande Premio da APE. Desde entonces ha recibido diversos galardones, como el Virgilio Ferreira en 2009, y el PEN CLUB de Portugal por Fantasía para dos coroneles y una piscina (Xordica, 2011).

MARTÍN LÓPEZ VEGA

Martín López Vega (Po de Llanes, Asturias, 1975) es escritor, traductor y crítico literario. De su obra poética, que ha cultivado en castellano y en asturiano, destaca Árbol desconocido (Visor, Madrid, 2002), que obtuvo el Premio Emilio Alarcos de Poesía; Extracción de la piedra de la cordura (DVD, Barcelona, 2006), que fue Premio de Poesía Hermanos Argensola; Otra vida. Poemas en asturiano 1996-2004 (Prensas Universitarias de Zaragoza, 2008, bilingüe asturiano-castellano) y Adulto extranjero (DVD, Barcelona, 2010). En cuanto a su obra en prosa, también en castellano y en asturiano, destacan Cartas portuguesas (1997, viajes) y Libre para partir (2009, viajes). Es traductor de italiano, de inglés y de portugués; entre otros, ha traducido a Almeida Garrett, Viajes por mi tierra, Pre-Textos (Valencia, 2004); a Eugénio de Andrade, A la sombra de la melancolía, Pre-Textos (Valencia, 2006), o más recientemente a Lêdo Ivo, Rumor nocturno (Vaso Roto, Barcelona-México, 2009), Plenilunio (Vaso Roto, Barcelona-México, 2010) y a Valter Hugo Mãe, El apocalipsis de los trabajadores (Alpha Decay, Barcelona, 2010) y Fólclore íntimo (Vaso Roto, Madrid-México, 2011).  Ha colaborado como crítico en diversos medios, mantiene el blog Rima interna en El Cultural: http://www.elcultural.es/blogs/Rima_interna.

FANTASÍA PARA DOS CORONELES Y UNA PISCINA

Ya está en las librerías la novela de MÁRIO DE CARVALHO:

Aquí os dejamos el texto de la contra:

Un coronel retirado que convive con su malhablada mujer, la baronesa, quiere construir una
piscina en su casa. Otro coronel, también retirado, compra una finca al lado para huir, en
parte, de un hijo hippie, con pretensiones artísticas y pedigüeño. Un joven zahorí y
ajedrecista viaja a bordo de su Renault Cuatro mientras su tío lo busca desesperadamente
para retractarse de un discurso que podría alejarlo de las mujeres. Estos son algunos de los
personajes de Fantasía para dos coroneles y  una piscina, una despiadada y desternillante
radiografía de la sociedad portuguesa contemporánea.
Con una prosa magistral y un derroche de buen hacer literario, Mário de Carvalho
retrata el cambio social y económico que ha sufrido Europa en los últimos años y nos lleva al
momento en que el mundo que va a desaparecer y el que aún no se ha instalado coinciden.
Esta novela, que obtuvo el premio PEN CLUB de Portugal a la mejor obra de ficción de
2003, situó a Mário de Carvalho como uno de los maestros de la literatura contemporánea
europea.

MÁRIO DE CARVALHO
(Lisboa –Portugal–, 1944)
Licenciado en Derecho, fue encarcelado en varias ocasiones por la dictadura militar portuguesa
y estuvo exiliado en Francia y Suecia. Regresó a Portugal en 1981.
Novelista, dramaturgo, guionista, autor de una amplia obra literaria, la crítica lo considera
uno de los grandes escritores de la literatura portuguesa contemporánea. En España ha publicado
Un dios pasea en la brisa de la tarde (1998). Su obra ha sido traducida al inglés, francés, alemán,
griego, búlgaro y croata.

FANTASÍA PARA DOS CORONELES Y UNA PISCINA
MÁRIO DE CARVALHO
xordica editorial
Carrachinas, 68
256 págs.
Precio: 19,95 euros
ISBN: 978-84-96457-68-3

Trescientos días de sol en numerocero.es

Emilio Ruiz Mateo reseña Trescientos días de sol de Ismael Grasa en numerocero.es:

En España se editan más de 70.000 títulos al año. Casi 200 libros al día. Lo reconozco: es un dato que puede llegar a obsesionar. Cierto  es que entre esos miles de nuevos libros que ven la luz día a día se incluyen las reediciones de títulos ya existentes, pero… ¿no es una auténtica locura en un país en el que, según los datos oficiales de la Federación de Gremios de Editores en 2010, los españoles mayores de 14 años leen una media de nueve libros al año? Entre esos nueve libros se incluyen los leídos por motivos de estudio o trabajo y, claro está, los que la gente exagera para quedar bien cuando le preguntan…

Lo anterior no es más que una manera de reducir la tristeza que provoca el hecho de que libros como ‘Trescientos días de sol’, de Ismael Grasa, pasen desapercibidos para una gran masa de lectores que, seguro, disfrutarían con él. Todos aquellos que aprecian los buenos relatos, la sugerencia y la prosa cuidada. Sinteticemos la fórmula: escritor desconocido para el gran público + editorial pequeña + autor no residente en Madrid o Barcelona + libro de relatos, y tendremos como resultado que ‘Trescientos días de sol’ protagonice hoy Lost&Found (esta sección de Numerocero creada para rescatar tesoros que en su momento pasaron sin pena ni gloria ) y no las páginas y reseñas que por justicia le habrían correspondido.


‘Trescientos días de sol’ son doce cuentos que exponen pequeñas historias protagonizadas por personajes comunes que, en un momento dado, se enfrentan al precipicio, al salto que media entre la moral y el delito, sea este tan insignificante como un pequeño hurto o tan despreciable como la pederastia. Nos engaña Grasa con las profesiones de sus personajes, que podrían dibujar un mapa social de la España de hoy (compra-venta de coches, repartidores de bebidas, técnicos de mantenimiento, oficinistas del INEM, animadores infantiles): detrás de toda esa normalidad se esconden grietas y rupturas en el pacto social.

¿Será que podemos calificar a Ismael Grasa como un escritor costumbrista? ¿Social? ¿Realista? Cierto, pero esto podría dejar de lado la mayor cualidad que en este aragonés destaca por encima de todas: su destreza a la hora de crear sensaciones. En el relato que da nombre al libro encontramos un asunto de corrupción urbanística (la crisis salta de los periódicos a la narrativa, como no podía ser de otro modo), un problema de pareja y un posible adulterio, pero uniendo todo ello y dominando la lectura reina una sensación asfixiante: la que sufre su protagonista viviendo en una casa 100% ecológica, pura ingeniería, controlada en cada detalle y capaz de detectar cualquier anomalía, que al momento es solucionada por una máquina. Probablemente al cabo de unos días hayamos olvidado la historia de David, pero no su angustia diaria, la que produce vivir en una prisión 100% domótica, y que Grasa ha conseguido contagiarnos con su prosa limpia y en apariencia inocua.

Los personajes de este libro no buscan la excelencia, ni cambiar el mundo, pero sospechan que en lo extraño, en lo que se sale de la grisura diaria, se esconde la verdad. Es por eso que en medio de un banquete nupcial, encerrado en un restaurante creado para simular la felicidad (“Éramos el relevo de ese salón de bodas, un sitio donde nunca paraban de destellar los flashes entre personas corrientes como nosotros, un raro glamour sin estrellas, por así decirlo”), el narrador de ‘Un robo’ siente que solo ese ladrón que la policía apoda Hulk, y que se ha llevado su cámara de fotos reventando la puerta del coche, es real, que todo lo demás que le rodea no deja de ser una pantomima.

Nos pueden contar con minuciosidad las razones por las que una pareja acaba fracasando, los sucesos que llevaron a la ruptura, pero argumentos y situaciones tienen poco que hacer frente a esos maravillosos detalles que solo un gran observador es capaz de elegir. La vergüenza que el narrador del relato ‘Servilletas en la piscina’ siente al pensar que sus vecinos de toalla vean las servilletas de tela que su novia lleva para almorzar en la piscina o la grima que le produce ver cómo prepara cada noche la ropa que se pondrá al día siguiente (“Siempre que he hecho el amor con ella he sabido con qué se iba a vestir por la mañana”) cuentan mejor un fracaso sentimental que todas las explicaciones. Y el libro está plagado de detalles tan acertados como este.

‘Trescientos días de sol’ viene arropado por dos buenos padrinos: la editorial zaragozana Xordica, uno de esos faros que alumbran las mesas de novedades con el buen ojo de la periferia editorial, y el Premio Ojo Crítico de Narrativa, cuyos últimos ganadores (Isaac Rosa, Pablo Gutiérrez, Julián Rodríguez, Alberto Olmos…) hablan del buen gusto de sus responsables. Entre esos 70.000 títulos que se editan al año en España, siempre hay que rescatar lo que publique Ismael Grasa.