Archivo de la categoría: LOS CASTELLANOS

Reseña de Los castellanos, de Jordi Puntí, en “Artes&Letras”

castellanosheraldo

 

Miguel Mena firma esta reseña en “Artes&Letras” del estupendo libro Los castellanos, de Jordi Puntí.

Los castellanos, de Jordi Puntí, en Los libreros recomiendan

Eva Cosculluela, de la librería Portadores de sueños, recomienda Los castellanos, de Jordi Puntí en el blog Los libreros recomiendan.

Todos hemos tenido alguna vez el sentimiento de pertenencia a un grupo o a un lugar, igual que hemos sentido estar en un lugar que otros reivindican como suyo. La niñez es ese territorio donde se construye la identidad y se observa curioso lo que es diferente, con una mezcla de desconfianza y de la excitación que provoca lo desconocido. Un territorio donde se mira con ganas de descubrir. Sobre eso trata este libro: sobre el descubrimiento de la vida y de la identidad propia y ajena, tan distintas pero tan parecidas en esencia.

Jordi Puntí cuenta en Los castellanos la llegada a Manlleu, su pueblo natal, de los primeros emigrantes que dejaron el sur y se instalaron en la zona industrial de Cataluña buscando prosperidad. Eran los años setenta y las calles todavía sin asfaltar acogieron los bloques de pisos (“Can García”, “Can Mateu“) donde se instalaban las familias que iban llegando, juntas, como si manteniendo la cercanía mantuvieran también las raíces y la distancia con sus pueblos de Andalucía, Extremadura o Murcia se hiciera un poco más corta.

Castellanos y catalanes se repartían el territorio: vivían en zonas distintas, no se mezclaban en los bares, llevaban a sus hijos a colegios diferentes: los castellanos, a la escuela pública, donde se enseñaba en catalán, probablemente (y, quizá, sin saberlo) para que sus hijos se integraran cuanto antes; los catalanes, a los Hermanos de La Salle, privado y con enseñanza en castellano. Los niños catalanes miraban a los castellanos con la desconfianza aprendida de los mayores, “con ese recelo inveterado, ese temor irracional a todo lo que era forastero y desconocido”. Entre ellos existía una relación tan contradictoria como lo es todo en la niñez: se temían a la vez que se desafiaban, se despreciaban a la vez que se envidiaban, se evitaban a la vez que se buscaban para relacionarse a través de provocaciones y  de pedradas en el descampado al que Puntí llama “el campo de batalla”.

“La infancia es una ficción”,

dice Jordi Puntí, y en este libro la reconstruye para que el lector la descubra con la misma mezcla de ingenuidad y asombro con la que esos chicos vivieron el paso de la niñez a la adolescencia, un territorio diferente donde las fronteras se diluyen y la desconfianza y el recelo dan paso a la normalidad y a la convivencia. Los castellanos es una memoria sentimental, una hermosa historia de aprendizaje construida a partir de recuerdos  filtrados por la madurez que da el tiempo.

Los castellanos en La opinión de Málaga

Alfonso Vázquez firma esta reseña en La opinión de Málaga sobre Los castellanos, el estupendo libro de Jordí Puntí sobre la infancia, la memoria y la migración interior.

loscastellanos_opinion_b

Recomendación de Los castellanos, de Jordi Puntí

En el blog Páginas en ámbar recomiendan Los castellanos, un libro maravilloso de Jordi Puntí.
Durante los años setenta un pequeño municipio industrial de la Cataluña del interior es lugar de destino de emigrantes del sur de España. En los descampados de las afueras, sobre un suelo sin asfaltar, se levantan nuevos bloques de viviendas destinados a ellos. No son castellanos, pero entre los del pueblo son conocidos como els castellans, los castellanos.
Y entre los hijos de unos y otros, entre las pandillas de castellanos y catalanes, surge una rivalidad permanente, un estado de guerra que cuenta con la complicidad de sus padres. Es la guerra eterna entre indios y vaqueros, policías y ladrones, moros y cristianos, la guerra que reproducen los niños en sus juegos como en un espejo de la realidad.
Pero Jordi Puntí, en las maravillosas y divertidas historias que componen este libro, donde describe su propia infancia en el bando de los catalanes, consigue girar el espejo un poco más hasta extraer el punto de vista de la verdadera literatura: ese momento en que se descubre que cada bando es el reflejo del otro.
Puntí va describiendo esas zonas de combate y a la vez de encuentro: el pinball del bar, la piscina de verano o las butacas de la sala de cine. Y en esa lucha por los pequeños espacios el autor, a través de su memoria, va a la búsqueda del corazón del hombre.

Los castellanos, de Jordi Puntí

Los castellanos es una colección de artículos que van trazando un retrato de la infancia que se desarrolla en un momento en el que se produce una migración castellana hacia Cataluña. Los castellanos llegan al pueblo y tienen sus propios bares, sus cines, van a la piscina por la tarde, van a los colegios públicos; los catalanes van a la pisicina por la mañana, van a colegios concertados y frecuentan otros bares. Los castellanos cuenta cómo poco a poco se van mezclando y cómo se van acercando unos a otros, es decir, cómo se produce la normalización de la convivencia. Es al mismo tiempo el retrato de la España de los setenta, pero no desde el costumbrismo, sino desde la memoria, y es también una reflexión sobre la infancia, Puntí dice “la infancia es una ficción”, y sobre la identidad.

Los castellanos habla de las migraciones internas que se produjeron en España desde el punto de vista de la infancia y las pandillas, un original punto de vista sobre un tema que nunca se había planteado así.

Jordi Puntí (Barcelona, 1967) es uno de los escritores más interesantes del panorama actual español, como ya lo demostró la gran acogida que tuvo su primera novela, Maletas perdidas (Empúries, 2010 / Salamandra, 2010) que obtuvo el Premio Llibreter y el Premio Nacional de la Crítica 2011 de narrativa en catalán. Els castellans  se publicó en 2011 en catalán y Xordica editorial publicará la traducción al castellano. Puntí es autor de dos libros de cuentos, Piel de armadillo (Proa, 1998 / Salamandra, 2001) y Animales tristes (Empúries, 2002 / Salamandra, 2003), libro que Ventura Pons adaptó al cine bajo el nombre de Animals ferits. 

Los castellanos llegará a las librerías el 25 de febrero.

*La foto de Jordi Puntí está tomada de aquí.