Archivo de la categoría: TE VEO TRISTE

Sobre Te veo triste, de Fernando Sanmartín

Pedro Ferrer escribe en su blog Crónica del alba sobre la última novela de Fernando Sanmartín, uno de los autores más queridos de Xordica y cuyo próximo libro publicaremos a principios de 2014.
portada
“La soledad puede ser un caníbal con hambre.”  Esta potente imagen condensada en tan solo ocho palabras es la clave de la última novela de Fernando Sanmartín(Zaragoza, 1959). Tras el fallecimiento de su padre, Marta descubre una nota dirigida a ella con su última voluntad: “Dile a Carmen Cabrera que he muerto.” Este breve mensaje del escritor Luis Sampiero va a trastocar para siempre la monótona vida de la protagonista, que exiliada voluntariamente en Bruselas ha tenido que regresar con urgencia a Zaragoza.
¿Quién es esta misteriosa mujer? ¿Cómo puede ser que alguien que a lo largo del texto se revelará tan importante para su padre sea una perfecta desconocida para Marta? Dispuesta a hallar una respuesta, la protagonista emprenderá un viaje interior hacia el pasado, hacia los múltiples desencuentros con Sampiero. No dudará en abrir la caja de Pandora de los recuerdos, de su colección de equivocaciones, un túnel del tiempo en el que parecen pesar más las cosas malas.
Buceando entre las cartas y los cuadernos de viaje de su padre, y con la ayuda de Juan (un novio que es y no es), irá acumulando pistas para desenredar la madeja. Así, las sucesivas averiguaciones la llevarán a Varsovia, Dublín y Madrid, persiguiendo un fantasma desconocido para todos los amigos y compañeros de profesión de su padre.
Fernando Sanmartín
 
Lo mejor de esta novela intimista -y a ratos poética- es para mí el proceso de catarsis personal que sufre Marta a lo largo de su exilio de sí misma. Las revelaciones que va hallando a lo largo del camino le descubren al verdadero Luis Sampiero, permitiendo una reconciliación padre-hija que no hubieran logrado cientos de horas de charla.
“[…] Hablaron durante dos horas. Nunca antes había sucedido ni volvió a pasar después. Como dos náufragos en islas diferentes. Le dijo lo que aquel domingo pensaba. Y él le confesó que hubo una época en la que también imaginó suicidarse, jugar con su destino, construir su final. Lo hablaron durante dos horas. Y solo hubo verdad, oxigenación y un modo sencillo de salir de aquel despoblado en el que ella estaba.”
En cuanto al estilo, el texto de Sanmartín es muy rico en imágenes brillantes y aforismos“El pasado permanece junto a uno. Como un perro atado a una cadena. Un perro que a veces, solo a veces, nos ladra buscando una caricia.” “Sus días son una película que vive un falso reestreno.” “El amor es una avalancha. Por eso lastima en ocasiones.” Estos símbolos dotan a la novela de un aire evocador, donde la melancolía y la soledad de Marta fluyen a cada página, pero también preparan el camino para su victoria final. A destacar la hermosa portada del libroRetrato de mujer, un cuadro de 1898 del polaco Teodor Axentowicz, con la que Xordica ha acertado plenamente: es Marta misma la que nos invita desde la cubierta a desentrañar la tristeza de esa mirada.
Pero que nadie piense que el autor solo se recrea en la nostalgia. En las escasas 120 páginas de este libro también hay espacio para recorrer infinidad de rincones de Zaragoza, para asistir a un desfile sin fin de escritores aragoneses -como guiño y homenaje al gremio- y para el humor (recomiendo no perderse las páginas 48 y 49, donde hay una crítica nada soterrada al premio Planeta y demás saraos literarios). Así pues, una novela para saborear en tardes de otoño que dejaré en mi biblioteca como botiquín de urgencia para cuando me asalten los desencuentros familiares.
“Una mujer puede ser un lápiz que sirva para dibujar una pistola. Porque una mujer mira la vida descorriendo pestillos, abriendo las ventanas al sol. Una mujer es práctica y sabe definir los puestos fronterizos, atravesar la niebla, enmarcar su belleza o introducirla en una canoa por aguas peligrosas. El hombre es otra cosa. Tiene una caligrafía distinta, hace letreros diferentes, es codicioso y tonto a la vez, es complicadamente sencillo y sus temores se muestran en sus ojos, en sus manos, en sus gestos, aunque no lo quiera.”
Te veo triste, Fernando Sanmartín
Xordica, 2012, 128 páginas, 12,95 €
Ver en el blog Crónica del alba.
Anuncios

Una reseña de Te veo triste, de Fernando Sanmartín

Raquel Espejo publica esta reseña de Te veo triste, de Fernando Sanmartín, en su blog, Síndromes, de La Opinión de Málaga.

portada

Estamos ante una nouvelle con un tema nada complicado, básico en la vida pero difícil en su ataque: la muerte del progenitor y el vacío que deja en su hija, nuestra protagonista, de nombre Marta, a quien le deja una nota escrita para que busque a una persona, una misteriosa mujer.

A través del relato conoceremos y nos reconoceremos en el dolor, en el arrepentimiento por todo lo que no hemos dicho, en la búsqueda interior, en la necesidad de consuelo, y seremos testigos de la distinta perspectiva que la hija tiene del padre y como gracias al investigar en su vida, que por cierto, había sido escritor, cambia la visión del arquetipo paterno, a visualizar un hombre, con sus misterios, sus pasiones, sus amores secretos…y esta nueva percepción le ayuda a estructurar completamente la figura familiar y sentir por él una admiración a nivel personal que ha perdido en el transcurso y desarrollo de su juventud por el propio cariño filial que el padre tenía hacia ella.

En este viaje al interior de la persona y al descubrimiento de su padre, Marta tendrá que realizar viajes, donde de forma paralela ella traspone sus expectativas mezcladas y marcadas con la presencia de la muerte. De formas sutiles, Sanmartín utiliza su lenguaje poético para hacernos llegar descripciones sólidas y exactas, a pesar del parecido con la fragilidad que destila la protagonista. El narrador utiliza de forma habitual el uso de aforismos, con sentencias cortas y precisas, cortantes, casi como una tijera ficticia que te secciona perfectamente el tejido y el trazo, entre un párrafo y otro, por ejemplo, o incluso entre capítulos.

Un asunto a destacable son las menciones específicas y reales de autores actuales como Antón Castro, Daniel Gascón, José Carlos LLop, o sitios especiales como la librería Tropismes de Bruselas, los hoteles y sus descripciones y las ciudades por las que viaja Marta (Varsovia, Dublin y Madrid) destacando de entre todas ellas a Zaragoza, no sólo por ser ciudad natal, sino porque se convierte en un auténtico personaje. Aquí sin duda, el autor, Fernando, juega a caballo ganador y se percibe en cada palabra el amor por su tierra.

Por todo ello, esta novelita es cadenciosa, tranquila, para cerrar heridas abiertas, llena de imágenes, muy entrañable, dulce y amarga a ratos, sin llegar a la ñoñería, con el tiempo en continuo descuento, y con un final abierto a la imaginación del lector que proporciona un beso a la vida a pesar de la muerte. Recomendada especialmente para aquellos que han perdido a alguien recientemente, pero no se equivoquen, no es un libro de autoayuda, es una novela poética que mostrará el camino a aceptar y aceptarse, mejorando relaciones.

Reseña de TE VEO TRISTE en Numerocero

Elena Medel firma esta magnífica reseña de Te veo triste, de Fernando Sanmartín, y recuerda la estupenda Heridas causadas por tres rinocerontes en numerocero.

Un secreto
por Elena Medel
@medelelena

Al escribir sobre ‘Te veo triste’ no puedo obviar la anterior novela de Fernando Sanmartín,‘Heridas causadas por tres rinocerontes’, uno de los mejores libros publicados en España en los últimos años. No exagero. Jamás me cansaré de releerlo y recomendarlo: pleno de luz y dolor, emocionante, en el que late delicadísima la poesía, y que sortea con inteligencia un argumento difícil, el de la leucemia del hijo del autor.

Sanmartín asume el legado de ‘Heridas’ alejándose en lo formal e insistiendo en la reinvención de los tópicos. El secreto que destapa la muerte del escritor Luis Sampiero permite una historia de reconciliaciones y trenza una rara novela de detectives emocionales en la que la identidad y los motivos importan poco. Sanmartín limita su voz a la del autor y cede a la clásica tercera persona: habla Marta Sampiero, que descubre una nota en la que su padre le ruega que comunique su muerte a Carmen Cabrera. ¿Quién es esa mujer? Si significó para su padre tanto como para querer que la buscaran, ¿por qué no la conoce? ‘Te veo triste’ ahonda en la obsesión de Sanmartín por la memoria: bien propia para construir una común, bien ajena para explicar la de uno mismo, autor o lector. La expresión coloquial del título contrasta con la escritura mimadísima, de belleza generosa —“ Bruselas tiene algo de ciudad bolígrafo que sirve para escribir lo que uno ha visto antes”, “una mujer puede ser un lápiz que sirva para dibujar una pistola” — y vivísima gracias al uso del presente.

Los mejores momentos de ‘Te veo triste’ alcanzan la altura de ‘Heridas’. Oculto tras la brevedad de sus libros, en falsa equivalencia entre el número de páginas y la ambición o la calidad, silencioso como sus personajes en el catálogo de la exquisita Xordica, Fernando Sanmartín es —no exagero— uno de nuestros grandes narradores, aunque parezca de otro mundo: íntimo a la francesa, cotidiano a la italiana, empeñado en lo universal.

 

TE VEO TRISTE, una lectura de Almudena Vidorreta

El pasado jueves, ‘Artes & Letras’ publicaba esta reseña de la novela de Fernando Sanmartín, Te veo triste, que firma AAlmudena Vidorreta.

El fotógrafo zaragozano Vicente Almazán escribe de Te veo triste, de Fernando Sanmartín.

Fernando Sanmartín acaba de publicar su novela “Te veo triste”. Fernando Lasheras ya la ha leído. Yo también. Nos ha gustado mucho. Hablamos sobre ella. Sobre la capacidad que tiene Fernando S para remover los sentimientos con su prosa siempre poética. Tal vez sea un disparate decir que estamos ante una novela policiaca en la que el asesino, quien no acaba de caernos mal, es el silencio. Disparate o no, advierto que no hay pistolas ni convencionalismos. Fernando L visualiza la sensación que le ha producido la lectura con una imagen que me seduce. Los pies de una niña en los zapatos de su padre.

TE VEO TRISTE, novela de Fernando Sanmartín

Fernando Sanmartín es  autor de algunos de los libros de los que más orgullosos estamos, como Heridas causadas por tres rinocerontes. Publicamos sus diarios desde hace ya algunos años y es un verdadero placer para Xordica presentar su novela Te veo triste, que se presentará en Zaragoza, en la Librería Cálamo el jueves 26 de abril.