Archivo de la categoría: ESTAMPAS DEL VALLE

El canon literario del ‘Spanish Harlem’, por Eduardo Lago

Estampas cubierta_peq

rolando

El sábado en Babelia aparecía un largo reportaje sobre los escritores en español de EE. UU. Entre ellos, y en un lugar destacado, aparece Rolando Hinojosa-Smith. De hecho, Eduardo Lago se pregunta, para responder él mismo, “¿Quiénes, además de él [Hinojosa-Smith], son importantes en el panorama actual de la literatura hispano-norteamericana?”.

Aquí, el pdf en el que se resuelven las dudas.

Estampas del Valle por Carlos Bravo Suárez

Carlos Bravo Suárez recomendó Estampas del Valle en El Diario del Altoaragón. Tomamos el texto de su blog.

EN LA FRONTERA

 
Estampas del valle. Rolando Hinojosa-Smith. Xordica. 2013. 138 páginas.
 
Rolando Hinojosa-Smith (Mercedes, Texas, 1929) es el más importante de los escritores chicanos, estadounidenses de origen mejicano que escriben tanto en español como en inglés. Hinojosa es autor de una extensa serie narrativa titulada Klail City Death Trip, o El viaje de la muerte de Klail City, que narra la vida de los chicanos en la ciudad ficticia de Klail City, situada en el también ficticio condado de Belken -inspirado en Hidalgo, condado natal del autor-, en la frontera tejana entre Estados Unidos y México. Esa larga saga literaria se inició en 1973 con la novelaEstampas del Valle, que de manera acertadísima la editorial aragonesa Xordica ha publicado recientemente en nuestro país.
Estampas del Valle contiene una sucesión de escenas breves escritas en una rica mezcolanza de muy diversos registros literarios. Un mestizaje de técnicas y recursos narrativos que se despliega en paralelo a la mixtura racial y cultural que encarna ese Valle que se corresponde con el espacio geográfico cierto del fronterizo valle del río Grande. Aunque ya asoman algunos miembros de las familias Buenrostro y Malacara, que luego tendrán una cierta preponderancia en los siguientes libros del condado de Belken y su capital Klail City, por las páginas de Estampas del Valle desfilan multitud de personajes que se interrelacionan en parentescos, amistades, funerales, noviazgos, revoluciones o disputas violentas en cantinas. Son más de mil los personajes que aparecen en la larga saga narrativa iniciada por Hinojosa-Smith hace ya cuarenta años.
A su manera siempre original y metafórica, el propio autor chicano explica esta variedad en una nota preliminar al libro: “Estas estampas son y están como las greñas de Mencho Saldaña. Unas cortas, otras largas y todas embadurnadas con esa grasa humana que las junta y las separa sin permiso de nadie”.
Y a esa hibridación literaria se le añade además una mixtura de registros léxicos que recogen el habla de las gentes llanas de esa frontera, y que muestran y demuestran la variedad y la riqueza de nuestro idioma español. Hinojosa, con su miscelánea narrativa, nos permite conocer mejor esa geografía fronteriza en la que la lengua hispana hunde sus raíces desde hace siglos. También sabemos, a través de esas piezas cortas que componen el libro, de las complejas relaciones entre los gringos y los mejicanos. O lo que es lo mismo, de los bolillos que llegaron con la biblia en una mano y la cachiporra en la otra y la raza, forma en que la comunidad de origen mejicano tiende a denominarse a sí misma.
Otro aspecto destacado del libro es la ironía y el manifiesto sentido del humor ante una realidad que hasta en sus momentos más dramáticos tiene su parte graciosa y a veces, como verá el lector en el funeral narrado en una estampa del libro, alcanza incluso el surrealismo. Y otro elemento de la novela es la presencia general de una visión estoica, que roza a veces el fatalismo: “Mucha gente no lo cree pero la suerte, así como el tiempo y la memoria, viene y va; hay unos que la tienen buena, otros que les cae mala y hay otros que se adueñan de una suerte infinitamente más negra que la sombra del canelón.” Gracias a Xordica, y en mi caso a casi una casualidad que puso el libro en mis manos, hemos tenido la suerte de conocer en nuestro país a este excelente escritor que algunos han propuesto para el premio Cervantes por sus indiscutibles méritos.

Rolando Hinojosa-Smith: timeline

Nos gusta mucho este Timeline que protagoniza Rolando Hinojosa-Smith  en Numerocero.

AÑOS 30

“Provengo de una familia de lectores, mis padres se leían uno al otro. Mi madre, Carrie Effie Smith, era anglo americana, pero hablaba y escribía bien, tanto en español como en inglés.  De mi parte, yo era el menor de la familia; de los cinco, cuatro nos dedicamos a la enseñanza. Mi madre me enseñó el alfabeto en español y a los tres o cuatro años leía cuentos o periódicos que mi padre compraba en Matamoros, Tamaulipas.  Mi pueblo natal, Mercedes, Texas, queda a unos ocho kilómetros del Río Grande (en México se le llama el Río Bravo) y desemboca en el golfo mexicano.”

AÑOS 40
“En el tercer año de secundaria sosteníamos concursos en los cuales uno escribía cuentos y ensayos. La biblioteca conserva cinco piezas mías. El primer cuento que escribí en español tomó lugar en Arteaga, Coahuila, aldea montañosa  de 1200 habitantes, donde pasaba los veranos con una familia méxico-texana. El cuento habla de dos campesinos que tratan de huir de la leva durante la Revolución Mexicana de 1910. Fallecen al tratar de evadirla. Contaba con quince años de edad; el tema surgió ya que de niño prestaba atención a las conversaciones de la gente mayor, muchos de los cuales habían participado en la Revolución. El cuento lo perdí, pero no me acuerdo cuándo ni dónde.”

“A la edad de diecisiete años, con permiso de mis padres, me presenté de voluntario, en 1946. Serví  16 meses y después de mi licencia me inscribí en la universidad de Texas en Austin.  Estudie año y medio y en el año 49, volví al ejército.”
AÑOS 50

“Pasé unos meses en Japón y en junio de 1950 estalla la guerra en Corea. Participé en la primera batalla (Task Force Smith) donde sufrimos 188 bajas y treinta y pico que cayeron prisioneros. Pocos meses después, descubrimos sus cadáveres; habían sido asesinados por los norcoreanos.  Un balazo en la nuca.  Me licencié 19 meses después y volví a la universidad.  Dado mi servicio militar, el gobierno nacional me proporcionó 48 meses de estudios universitarios; se encargaba de todos los gastos además de un estipendio de 75 dólares mensuales. Trabajaba en una de las bibliotecas y eso también me ayudó a pasarla cómodamente.  Leía de todo y, como compartí un apartamento con dos chicos brasileños, estudié el idioma portugués formalmente, además de hablarlo de diario.”

Más en la página de Numerocero.

Hinojosa-Smith en Escrito en el viento

Esto es lo que escribe sobre Rolando Hinojosa-Smith José Ángel Barrueco en su blog:

Estampas cubierta_peq

Rolando Hinojosa-Smith es estadounidense pero escribe en lengua española. Sus personajes pululan por el Valle del Río Grande y nos recuerdan un poco a los textos de Juan Rulfo. Sin embargo la prosa es más barroca, algo caliente y visceral, y también humorística en ocasiones, y a mí me ha hecho pensar en algunas de las novelas de Camilo José Cela (uno de los grandes escritores contemporáneos, pese a su mala fama), tanto por la relación de personajes broncos y a veces estrafalarios que van y vienen por las narraciones como por ese estilo que me gusta tanto, consistente en preguntar algo sobre el personaje y responderlo a continuación, como si el narrador diera la voz a dos criaturas a las que no da nombre (eso lo hacía Cela a menudo). De ello hay una muestra en el fragmento de abajo (y aprovecho para comentar que es una pena que este autor apenas se conozca más allá de los Estados Unidos):

EMILIO TAMEZ

A Emilio Tamez le falta la oreja derecha. No nació así, se la cortó el menor de los Murillo en la cantina de don Florentino.
¿Como una rebanada de pan?
Así; igualito.
Emilio Tamez cojea, resultado de un accidente cuando tendría unos once años. El Emilio andaba saltando de vagón en vagón cuando se resbaló en un pedazo de bróculi y ¡zas! al suelo, cabrón. A pesar de las sobadas y el aceite volcánico, la pierna izquierda le quedó más corta que la otra.
Ahora, para compensar, cojea de la pierna izquierda y no oye por el oído derecho. Emilio sabe leer y escribir en inglés y español; con todo eso, no se le quita lo pendejo.
¡Hazte un lado, chueco, jijo-de-la-chingada!

Estampas del Valle, de Rolando Hinojosa-Smith se pone hoy a la venta

rolando

Rolando Hinojosa-Smith (Mercedes, Texas, 1929) es el autor que Xordica editorial presenta. Su primera novela, Estampas del Valle, que ya está en las librerías, inaugura la saga El viaje de la muerte de Klail City. Esperamos que os guste tanto como a nosotros. Os dejamos la ficha. Podéis leer el comienzo de la novela en Numerocero.

ficha.hinojosa

Aquí, el dossier de prensa.